¿Ser empresario te causa estrés?

¿Ser empresario te causa estrés?

Consultoría Empresa Incubación de empresas

Es común que a los empresarios les tiemble un ojo cuando tienen estrés, en Multidisciplina Aplicada conocemos a varios que no solo es uno… Si no los dos :S

Hay veces que como empresario te estresas tanto, que ya ni si quiera lo notas.

A continuación, te vamos a decir algo que haces comúnmente: 

Quieres hacer dos cosas al mismo tiempo.

 

Ahora te daremos ejemplos de como otras personas que nos son empresarios, también tienen estrés. Ojalá te analices a ti mismo y observes si hay algo en lo que puedas mejorar en tu vida empresarial.

Ejemplo 1:
Si una persona va al gimnasio y está en la caminadora, está participando en un entrenamiento de forma voluntaria. En cambio si a esa misma persona, su trabajo consistiera en permanecer de pie y estar caminando, estaría estresado. Y esto es, porque al ir al trabajo, lo que quiere es salir y que le paguen. 

Ejemplo 2:
Un bombero voluntario se siente totalmente diferente un edificio en llamas que alguien que está atrapado en el mismo. Esto es porque el voluntario entra a propósito.

Ahora, analízate: 

Ejemplo 1: 

Tu, al tener tu empresa, ¿Qué es lo que te preocupa? Ofrecer una solución para mejorar la calidad de vida de las personas con el producto o servicio que ofreces o que te paguen?  Un empresario maneja un balance entre lo que le apasiona, lo que la gente quiere y recibe a cambio el valor de esto (ya sea el que el cliente o el empresario le dé). Hay veces que el empresario no valora su trabajo y compite con precios bajos. En multidisciplina Aplicada, tenemos 4 reglas de oro del buen empresario y la 4ta es: 
“JAMÁS TOCAS EL PRECIO, Y SI LO HACES, ES PARA ARRIBA!”

Ejemplo 2: 

Un bombero voluntario se siente totalmente diferente un edificio en llamas que alguien que está atrapado en el mismo. Esto es porque el voluntario entra a propósito. ¿Haces empresa a propósito o porque no te queda de otra?

La distinción (y el estrés) se reduce a la palabra “pero”.

Necesito hacer esto, pero lo odio…

Tengo que quedarme, pero quiero irme…

Tu, como empresario, sabes que existen variables externas de las cuales no puedes tener el control absoluto, pero hay una en la que si lo tienes: Tu uso de la palabra “PERO”.

Si es lo que quieres hacer, HAZLO. No tienes ninguna necesidad de utilizar el “Pero” que sólo te está costando estrés. 

¿Quieres acompañamiento empresarial personalizado o asistir a alguno de nuestros talleres y seminarios?

Contáctanos por Whats App al: 55.91.97.48.01

Mándanos Whatsapp AHORA! (: 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *