como vender mas y ganar dinero

Véndele al cerebro. Neuromarketing.

Calidad Capacitación Cerebro Trigémino Consultoría Empresa Imagen Corporativa Juego de negocios Uncategorized

Para venderle al cerebro requerimos en este caso de dos ciencias, la neuroanatomía y la mercadotecnia.

Estudiar el sistema nervioso su estructura y organización es lo que se conoce como la neuroanatomía. Esta divide para facilitar su estudio al sistema en dos grandes tipos, el sistema nervioso central y el sistema nervioso periférico. Nuestro sistema nervioso central incluye a las estructuras donde se llevan a cabo la gran mayoría de las actividades de procesamiento de información.

Por otro lado;

A las actividades y/o procesos que nos ayudan a identificar las necesidades y deseos latentes de las personas para satisfacerlos lo mejor se le llama mercadotecnia.

Caminos neuronales. Véndele al cerebro en su camino.

Alguna vez le han dicho “que necio eres” seguro que si, pero a algunas personas se lo dicen mucho más seguido. Descuide Usted no podía evitarlo, esta programado para serlo. Esta actitud es más sencilla de reproducir que lo contrario, en realidad es menos cansado.

 

Seguro se cuestiona ¿Cómo es esto?

 

Pues a esta manera de conducirnos es gracias a algo llamado “Camino neuronal”.

 

Conforme aprendemos nuestro cerebro crea conexiones neuronales, sentimos una emoción positiva, obtenemos algún satisfactor, nuestro cerebro lo aprende, crea conexiones y esto nos ayuda a repetir la conducta. Por supuesto tendemos a repetir lo que nos funciono y no lo opuesto. Cuando niños hacemos el berrinche, nos dan lo que queremos y listo, aprendemos a ser “necios”. Si repetimos una y otra vez una acción y esta produce algo positivo la energía que le colocamos, la cristalización de la proteína será efectiva, el camino neuronal se finca y la conducta se repetirá en condiciones similares.

 

Recuerda el sazón de la abuela, siempre el mismo, el mismo camino a casa, las repeticiones en las carreras de atletismo, todo muestra los caminos neuronales con los que vivimos.

 

Nuestro automático. ¿Recuerda Usted la ultima vez que llego a su casa, no venia tomado, no venia dormido y se da cuenta que ha llegado porque se ve a usted abriendo la puerta y se cuestiona cómo llego?

Hasta aquí toda esta lindo, inspirador sien embargo recuerde lo siguiente el ser humano es el único que se tropieza tres veces con la misma piedra y encima lo restregamos ¡Hay vidita por tercera vez metiste tu piecito en el hoyito! La acción y la respuesta ambos son caminos neuronales.

 

Descuide no estamos perdidos. Podemos no ser patanes y restregar de manera linda el error del otro, y podemos no meter el piecin dos veces en el mismo lugar. Podemos modificar esos caminos neuronales. Lo único que habremos de hacer es desconectar el camino que no nos sirve y cambiarlo por una nueva conexión. Y bueno lo único es que deberemos ser disciplinados en ello.

¿Cómo cambiarlo?

 

Primero debemos querer cambiar esos caminos.

 

Este es un ejercicio muy bueno porque no queremos cambiar la personalidad, no personalizamos nuestras reacciones y conductas, solo son cosas que aprendimos en la vida y que hoy no nos ayudan a llegar a nuestras metas y ahora en conciencia deseamos cambiarlas.

 

Después deberemos buscar la conducta alternativa, lo que quisiéramos lograr, eso implica muy buena observación y clarificación de la conducta en su totalidad. ¿Cuál es la respuesta correcta que queremos? ¿Cuál es la emoción pertinente?

 

Siguiente paso, pedir ayuda no esta demás, las personas que nos rodean pueden ser nuestros pilares del cambio, explicándoles que conducta no nos ayuda y deseamos cambiar y solicitando acciones especificas de parte de ellos. Por ejemplo, cuando deseamos bajar de peso, podemos solicitar no insistimos en comernos el ultimo pedacito que sea muy grandote de aquel pastelote de limón.

 

Véndele al cerebro un ejemplo:

la costumbre de perder las llaves. Primero revisa que ya estés cansado de perder las llaves, conciencia de la conducta. Deseo de cambiarla. Listo esto identifica la forma en que no vuelva a pasar. Entra a tu casa como siempre lo harías al menos unas tres veces, en cada uno identifica cual sería el lugar idea para colocar las llaves y que siempre que salgas puedas identificar que ahí están. Listo lo anterior bautiza ese sitio como “lugar de las llaves”, por supuesta coloca algo en donde colocarlas, un clavo, un recolector, etc. por ultimo practica otras tres veces entrar y salir y depositar y tomar las llaves del lugar de las llaves. Listo acabas de construir un nuevo camino neuronal.

 

Ahora llevemos esto a las empresas, véndele al cerebro.

Todos queremos vender más; pues bien, lo único que debemos hacer es identificar estos caminos neuronales y sumarnos a su troncal. Hacer presencia en el momento justo, ayudar a la persona (su cerebro) a identificar tu producto o servicio como parte del camino neuronal.

 

¿Cansado del perder las llaves? Con este porta llaves de silbido lo resolverá.

 

Justo cuando la persona identifica su problema aparece el mensaje, la persona sustituye su molestia por un producto, que difícilmente sustituirá su hábito, pero que se encuentra en el troncal de su camino neuronal.

La persona muy probablemente no se da cuenta de que el problema lo podría resolver sin invertir más que un poco de tiempo. Y así con la gran mayoría de los productos o servicio.

 

Usa las emociones: nuestro cerebro adora las emociones, positivas y negativas, las primeras por su encanto y las segundas por que nos ofrecen un reto, después de todo sería muy aburrido no tener problemas.

 

El cerebro egoísta: Individuos al fin y al cabo, siempre querremos ser diferentes, únicos, decía un abogado “vanidad, mi pecado favorito”. Conquista estos cerebros hablando de lo distintos que son y los beneficios que puedes otorgar.

 

Visual: No lo olvides, somos visuales, principalmente los hombres, así que nuestro cerebro se enamorara de bebes rosados, paisajes extraordinarios y claro gatitos apapachables.

 

Se un familiar del cerebro: Habla como tu cliente, viste como el, condúcete como el, si eres familiar estas en una posición muy buena.

 

Al cerebro le gusta creerse inteligente: has escuchado lo siguiente:

“El dinero no crece en _____”, seguro llenaste el hueco (es decir, “árboles”). Atiende esta reflexión.

 

En resumen

Si consigues atraer a tus clientes por sus sentidos las probabilidades de compra aumentan, aunque el cliente ni siquiera sea consciente de ello.

 

Recuerda una persona recibe más de 2 millones de estímulos por jornada.

 

La publicidad tradicional ya no sobresale dentro del mar de imágenes, sonidos y olores. Para llamar la atención de una persona, debes ser parte de sus caminos neuronales, aprende a aprovechar el estímulo y este debe salir de lo normal.

 

Por favor invita a tus amigos a leer este y los demás artículos que hemos creado para ti.

Mándanos Whatsapp AHORA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *